domingo, 14 de abril de 2013

Al dorarse las espigas (Argumento)



Al dorarse las espigas
Al dorarse las espigas, Zarzuela en dos actos y tres cuadros se estrenó en el Teatro Principal de Zaragoza, el día 22 de Septiembre de 1928 y reestreno el 17 de Enero de 1929 en el Teatro de la Zarzuela el día 17 de Enero de 1929. Sus libretistas Luis Fernández de Sevilla y Alselmo C. Carreño. Música de Francisco Balaguer.

La acción tiene lugar en un pueblo en las proximidades de Sevilla hacia 1928.

Prólogo

El prólogo se desarrolla en el rincón de una huerta del campo andaluz, durante la caída de la tarde, a finales de invierno. La Tía Belén está buscando un lugar para que su hija Joaquina trabaje como sirvienta, contra la voluntad de la muchacha, condicionada por el mal carácter de Poleá, que la ama contra la voluntad de Tía Belén. La hacienda de Don Manuel, regida por el Tío Vito está casi abandonada, desde que a Manuel se le murió su novia. No quiere la presencia de nadie, no permite que Vito toque la guitarra, y no precisa de servicio, a pesar del abandono patente de la propiedad.. Súbitamente llega María Cruz, desfallecida. Se dirigía a Sevilla para ofrecerse como criada. Manuel la recoge, pues se hace de noche. Al instante cambia su humor.

Acto I

Tiene lugar en un calvero entre naranjos. Han pasado unas semanas. La finca ha cambiado radicalmente: María Cruz aún está en la hacienda, y Manuel ha contratado a Joaquina, que rebosa actividad, y más personal. Poleá y Joaquina discuten; el tiene unos modales abruptos, siempre amenazando con la navaja; Joaquina le rechaza hasta que él no encuentre un trabajo y modere su carácter. Llega Peniya, pastor enamorado de María Cruz desde hace años, que refiere que ella ha huido de Curro, su amante, un hombre cruel que la hacía desgraciada. La Tía Belén, Poleá y Joaquina discuten de forma cómica; la tía no puede ver al tosco Poleá, al tiempo que avisa a María Cruz que Curro la busca. Manuel, luego, se declara a María Cruz, y le promete que se casarán "al dorarse las espigas" del campo. Llega Peniya, que otra vez ha hecho tarde para manifestar su amor a María Cruz.

Acto II

Transcurre en abril, a punto de empezar una romería. Un coro de labradores abre la escena. Poleá y Joaquina hacen las paces cuando la Tía Belén se entera que Poleá recibe una herencia importante. La tía le pasa un recado a María Cruz: Curro la espera el día siguiente en la venta "der Surdo". Manuel, que no sabe de la cita, le propone casarse al día siguiente, las mieses ya están doradas. Termina la romería y María Cruz está desesperada. El cuadro tercero representa el interior de la casa de Manuel, es de madrugada, todo está cerrado. María Cruz pretende salir mientras aún duermen, pero Manuel la sorprende. Por un momento cree que ella le engaña. Al enterarse de la cita, quiere ir él mismo a saldar su venganza con Curro. De improviso llega Peniya que se encuentra con Curro, y después de una discusión le clava la navaja y le mata. Peniya se resigna a no ver más a María Cruz que logra su felicidad junto a Manuel.

No hay comentarios:

Publicar un comentario