lunes, 15 de abril de 2013

L'Agila Roja (Argumento)

L'Aliga Roja

L'Aliga Roja, Obra lírica en dos actos se estrenó en el Teatro Apolo de Barcelona, el día 12 de Abril de 1932. Su libretista, Víctor Mora. Música de Rafael Martínez Valls.

L'Aliga Roja está ambientada en la Rusia zarista y tiene una clara lectura de tipo político, en la que se describe una sociedad que aún funcionaba bajo un sistema claramente medieval. El conflicto que se plantea gira alrededor de los derechos feudales, persistentes aún en pleno siglo XIX. La acción tiene lugar en 1850, en una pequeña aldea de la ribera del Don, situada en el condado de Cherkosc.

Acto I y II

Un grupo de calafateadores del río Don comentan la próxima boda del joven Saviel con Aleschkia. Ismail, encargado del varador hace proposiciones a Kalinka. Llega Perpischka, un mojigato arreglado a la moda francesa, intendente del Conde Ivan; Kalinka se siente atraída por este personaje ridículo, ante el enfado de Ismail. Perpischka aparece para anunciar la llegada del conde, que pide a todos sus vasallos una buena acogida, en especial de una chica que conoció tiempo atrás. Nikita, que en realidad es Aleschkia que va a casarse con Saviel. Primero llega un grupo de cosacos junto con el Conde Ivan Valanof, que quiere volver a ver a Aleschkia a la que conoció y con quien intimó, cuando ella era aún una niña. Ahora Ivan pretende tomarla para sí de nuevo, contra su voluntad. Saviel que ha perdonado a Aleschkia mata al conde, conocido como "Aguila Roja", y se escapa con Aleschkia, perseguido por los cosacos. Pasan unas semanas y regresan en busca de los asesinos del conde. Ante la sorpresa del temeroso pueblo, un pordiosero -que actúa como voz de la conciencia revolucionaria- protesta contra la crueldad del zar. Mientras aparece Saviel y Aleschka, que pretenden huir y son rodeados por los cosacos, antes de que disparen a Saviel, el pordiosero se interpone, y les convence para que desobedezcan las órdenes déspotas del zar y de sus representantes. La obra acaba mientras los dos amantes se van del lugar. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario