viernes, 25 de octubre de 2013

El húsar de la guardia (Cantables)


EL HUSAR DE LA GUARDIA



Zarzuela en un acto, dividido en tres cuadros.

Libreto: Guillermo Perrín y Miguel de Palacios.

Música: de Gerónimo Giménez y Amadeo Vives.

Estrenada el 1 de Octubre de 1904 en el Teatro de la Zarzuela de la Madrid.


ARGUMENTO


Corren los días del año 1815. Se rumorea el regreso del emperador Napoleón Bonaparte de su destierro en la isla de Elba. Se conspira a favor de su vuelta en varios lugares, entre ellos, el Regimiento de Húsares de la Guardia.
Las autoridades que ahora tienen el poder sospechan y tratan de evitar la conspiración.
Hay varios sospechosos, y entre ellos, el teniente de Húsares de la Guardia, Mauricio Mornand, que vive con su hermana Matilde en un castillo que poseen en Auxerre, lugar a varios kilómetros de París.
Mauricio es avisado de que va a ser detenido por orden del coronel de su regimiento y huye del castillo. Su hermana Matilde queda sola, y angustiada por la suerte que pueda correr su hermano. Ella quiere encontrar la forma de lograr el tiempo necesario para que Mauricio pueda salir del país, sin ser perseguido. La única solución que encuentra, y que pone en práctica, es suplantar la personalidad del perseguido.
Se viste de uniforme de oficial de Húsares, y así recibe, y como si fuera hermano, al capitán Jorge, que viene en busca del teniente Mauricio Mornand con orden de llevarle arrestado al regimiento, que tiene su cuartel en París. El capitán que hace poco tiempo se incorporó a la unidad, no conoce a Mauricio, y por tanto, nada sospecha del engaño de que es víctima.
Lissette, una agraciada moza que vive en la hostería del lugar, y que arde en deseos de conocer y vivir en París, es invitada por el falso teniente Mauricio para que les acompañe. La muchacha acepta la invitación. En París, van a terminar su viaje en una hostería propiedad, precisamente, del tío de Lissette. En tal hostería, es bien conocido el teniente Mauricio. Los oficiales Leonardo y Alberto, grandes amigos de Mauricio, quedan sorprendidos ante la entrada del capitán Jorge en compañía del falso teniente Mornand, en quien reconocen a su hermana Matilde. En un aparte, logra la muchacha poner en antecedentes de lo que sucede a los amigos de su hermano, quienes prometen ayudarla.
Pero llega un peligro: el capitán Jorge recibe una orden de su coronel de llevar al detenido ante su presencia inmediatamente. Esta orden supone el que Matilde sea descubierta. Hay que evitarlo, y a ello, se ponen todos. Por otra parte, el capitán Jorge comienza a sospechar respecto a la personalidad de Matilde. Ella se da cuenta también de tal sospecha, y de acuerdo con sus aliados, hacen que la pobre Lissette, que permanece ajena a toda la farsa, pase por la novia del falso oficial. La demostración parece que convence al incauto capitán.
El hostelero ha tenido la idea de dar un banquete en honor del capitán Jorge. Con ello pretende emborracharle y evitar que lleve a Mauricio (en este caso Matilde) a presencia del coronel del regimiento que ordenó su arresto.
Todos los oficiales amigos de Mauricio, asisten a él. Lissette, por supuesto, es la reina de la fiesta. Pero ésta, que ya se va dando cuenta del papel que está desempeñando, comienza a protestar, y está a punto de echarlo todo a perder. Se adivina que el complot va a ser descubierto de un momento a otro. Matilde va creyendo que todo está perdido.
Pero una fuerte algaraza que se oye procedente de la calle, hace que la atención de los comensales se centre en el exterior. El motivo del tumulto callejero llega a todos los presentes, el emperador Napoleón ha desembarcado cerca de París.
La acción de la obra en Francia, año 1815. La del primer cuadro en la Villa de Auxerre.
La del segundo y tercero en París.


___________



Personajes:

Matilde: Hermana del teniente Mauricio a quien suplanta.
 
Lissette: Moza de la hostería del lugar.
 
Jorge: Capitán de húsares.
 
Goriot: Dueño de la hostería del lugar.

Leandro: Tío de Lissette y dueño de una hostería en París.

Sulpicio: Amigo de Lissette.


___________



Números musicales:

Introducción y escena “Bebed muchachos que el vino es bueno”: (Goriot, Campesinos, Sra Gorrito, Matilde, Lissette)
Dúo de Matilde y Jorge “Bajad la mano y esta es la mía”: (Jorge, Matilde)
Escena “¿Pero estás loca? ¿Qué vas a hacer?”: (Sulpicio, Lissette, Jorge, Matilde, Goriot)
Concertante “¡Vino! ¡Cerveza! ¡Venga otra jarra!”: (Leonardo, Alberto, Húsares, Jorge, Lissette, Matilde)
Canción del coronel “Al coronel de un regimiento orden le dieron de marchar…Y al regresar el coronel le coronaron de laurel”: (Matilde, Jorge, Húsares)
Dúo de Leandro y Sulpicio “Napoleón en el final de un ramillete colosal….Por el puente de Austerlitz”: (Leandro, Sulpicio)
Dúo de Lissette y Leandro “Hay que comer con pulcritud….Recogiéndote la falda sin subirla a mucha altura”: (Leandro, Lissette)
Final “¡Alto Mauricio! ¡Por Dios callad!....Por las calles y plazas de París”: (Jorge, Sulpicio, Matilde, Húsares, Lissette)


___________



Introducción y escena “Bebed muchachos que el vino es bueno”: (Goriot, Campesinos, Sra Goriot, Matilde, Lissette)

GORIOT
(A los Campesinos)
Bebed, muchachos,
que el vino es bueno.

CAMPESINOS
Llenad los vasos
y beberemos.

SRA. GORIOT
(A las Campesinas)
Siempre lo mismo
me estáis pidiendo,
ya muchas cosas
no las recuerdo.
Desde mi boda
que fui a París,
¡ya quién se acuerda
qué pasa allí!

CAMPESINAS
Antes que el coche
traiga el correo
haced memoria,
que yo os lo ruego.
Haced memoria,
madre Goriot,
que escucharemos
con atención.

(Hablan bajo)

MATILDE
(Desde la puerta de la verja.)
¡Oh!, cuánto tarda,
tengo ansiedad,
por ver si en salvo
Mauricio está.

LISSETTE
Por si otra vez cuenta
algo de París
me acerco a escucharla.

(Acercándose al grupo.)

SRA. GORIOT
(A todos.)
¡Bueno!... Pues oíd.
Ya os he dicho muchas veces
que es París la gran ciudad.

CAMPESINAS
Ya lo ha dicho muchas veces,
que es París la gran ciudad.

SRA. GORIOT
Que hay mujeres muy hermosas
y hay un lujo sin igual.

CAMPESINAS
Que hay mujeres muy hermosas
y hay un lujo sin igual.

SRA. GORIOT
¡Allí todo es grande!...
¡Aquello es vivir!...

CAMPESINAS
¿Y allí son los hombres
lo mismo que aquí?

SRA. GORIOT
Allí son apuestos,
gallardos y finos
y con las mujeres
gastan un caudal.
Y hay linda griseta
que en menos de un año
se pasea en coche
por la capital.

CAMPESINAS, LISSETTE y MATILDE
Eso sí que es suerte,
qué placer tan grande
si yo tanta dicha
lograse alcanzar.
¡Qué magnífico sueño!
¡Qué grata esperanza!
¡Si yo mis deseos
llegase a lograr!
¡Si yo mis deseos
llegase a lograr!

(Desde la verja.)

Mi inquietud es grande
sufrirla no puedo.

(Cierra la verja y se oculta.)

GORIOT
(A la Señora Goriot.)
Vamos, tú, Cecilia,
basta ya de cuentos.
Si las chicas quieren
saber qué es París,
que más no pregunten
y vayan allí.

(La Señora Goriot se levanta, coge la silla y se dirige hacia la Hostería y vase. Las Campesinas rodean a Lissette)

CAMPESINAS
Lissette, ¿qué te parece,
qué dices tú, Lissette?

LISSETTE
Que allí en París la vida
hermosa debe ser.
Un pobre nido
sólo es la aldea
en donde el alma,
en donde el alma
no se recrea
más que en las flores
de mil colores,
más que en las flores
de mil colores
que el campo da.
Y allí en la corte
tras mil placeres
el alma loca
volando va.
Y allí en la corte
tras mil placeres
el alma loca
volando va,
volando va..
¡Qué gusto debe dar
lucir y figurar,
ponerse galas mil
y el oro derrochar!

CAMPESINAS
¡Cuidadito... despacito,
que ya sabes tú, Lissette,
que en París muy fácilmente
se resbala la mujer!

LISSETTE
¡Que alegre debe ser
la vida recorrer en brazos
del amor que inunda
nuestro amor, sintiendo
alrededor el dulce bienestar
que solo amor nos puede dar!

LISSETTE y CAMPESINAS
¡Qué gusto debe dar
lucir y figurar,
ponerse galas mil
y el oro derrochar,
y el oro derrochar!
Un pobre nido
sólo es la aldea
en donde el alma
no se recrea
más que en las flores
de mil colores,
más que en las flores
de mil colores
que el campo da.

LISSETTE
¡Qué mágico, que mágico sueño!
¡Qué grata esperanza!
¡Si yo, si yo mis deseos
llegase a lograr!
¡Si yo, si yo mis deseos
llegase a lograr!
A lograr,
a lograr,
a lograr.


___________



Dúo de Matilde y Jorge “Bajad la mano y esta es la mía”: (Jorge, Matilde)

JORGE
(Levantándose)
Bajad la mano
y ésta es la mía.

(Dándosela.)

MATILDE
(Estrechándosela.)
Mucho agradezco
la cortesía.

JORGE
Entre oficiales
y compañeros
las ordenanzas
son lo de menos.
Venga un abrazo,
bravo Mornand.

MATILDE
(Retrocediendo. Aparte.)
¿Cómo? ¿Un abrazo?

(Saludando militarmente.)

¡Mi capitán!...

JORGE
Dos compañeros
somos no más.

MATILDE
No hay más remedio,
hay que abrazar.

(Se abrazan.)

JORGE
(Aparte.)
Es apuesto y gallardo
por vida mía,
se ganó en un momento
mi simpatía.

MATILDE
(Aparte.)
A mil lances me expongo
como el presente,
mas valor y adelante
y a ser valiente.

JORGE
En estos días,
y en vuestra ausencia
me incorporaron al batallón,
y os aseguro
que conoceros
era, Mauricio,
mi aspiración.
Todos vuestros compañeros
de la vida militar,
me han contado que sois hombre
a quien nada hace temblar.

MATILDE
Agradezco sus ausencias,
que son prueba de amistad.
No está bien que yo lo diga,
pero dicen la verdad.

JORGE
Que sois atrevido,
que sois conquistador.

MATILDE
En eso muchas veces
hay exageración.

JORGE
Que a mil mujeres
tenéis rendidas,
que en vuestra casa
tenéis harén.

MATILDE
(Aparte.)
¡Jesús!... ¡Qué cosas
estoy oyendo!...

JORGE
¿Me han engañado?

MATILDE
Dicen muy bien,
dicen muy bien.

JORGE
¿Me han engañado?
MATILDE
Dicen muy bien.
Tengo el alma que el cielo me ha dado
consagrada a las dichas de amor,
porque son las hermosas mujeres
en el mundo la gloria mejor.
Tengo espada para defenderlas,
una vida por ellas que dar,
corazón que por ellas palpita,

(Aparte.)

y yo pienso que no tengo más.

JORGE
Compañeros y amigos leales
y pensando lo mismo los dos,
obtendremos victoria segura
en las lides de guerra y amor.
Que es la vida constante batalla
que el hombre consigue vencer;
en la guerra a su fiero enemigo,
en amor a la hermosa mujer.
Así me gustan a mí los hombres;
venga otro abrazo, yo soy así.

MATILDE
(Aparte.)
Vaya un cariño que por mi hermano
le ha entrado a éste... ¡Pobre de mí!

JORGE
Cual vos, Mauricio,
pienso también.
Buenos amigos
vamos a ser.

MATILDE y JORGE
Compañeros y amigos leales
y pensando lo mismo,
y pensando lo mismo los dos,
obtendremos victoria segura
en las lides de guerra,
de guerra y amor.
Que es la vida constante batalla
en que el hombre consigue vencer;
en la guerra a su fiero enemigo,
en amor a la hermosa mujer.

JORGE
Así pienso yo.

MATILDE
Así yo también.

MATILDE y JORGE
¡Buenos amigos y compañeros...
vamos a ser!
¡Vamos a ser!


___________



Escena “¿Pero estás loca? ¿Qué vas a hacer?”: (Sulpicio, Lissette, Jorge, Matilde, Goriot)

SULPICIO
¿Pero estás loca?
¿Qué vas a hacer?

LISSETTE
Marcharme al punto.

SULPICIO
Escúchame.
¡Lissette!

LISSETTE
¡Aparta!

SULPICIO
¡Escucha!

LISSETTE
¡No!

SULPICIO
¡Lissette!

LISSETTE
¡Aparta!

SULPICIO
¡Escucha!

LISSETTE
¡No!
Dejo la aldea.
Deja que alcance
lo que desea
mi corazón;
deja que corra
tras la esperanza
que es de mi vida
dulce ilusión.

SULPICIO
Si es que no quiero,
no quiero perderte yo.
Si es que no quiero,
perderte yo.

LISSETTE
¿Qué estás diciendo?
¡Calla por Dios!
Deja que parta.

SULPICIO
Pero... ¿te vas?

LISSETTE
Mas no me olvides.

SULPICIO
Eso jamás.
Pues bien, Lissette,
corre a París,
corre a París,
que yo sabré
que yo sabré
buscarte allí.

LISSETTE
Pues yo te aseguro
que Lissette tampoco
te olvidará.

(Dichos, Jorge y Matilde. Esta última con su capa blanca, y Antonio, por la verja.)

JORGE
La silla de postas
dispuesta está ya.

MATILDE
Y yo decidido
con vos a marchar.

(Aparte a Antonio.)

Me marcho, Antonio,
ya nada temo;
salvo a Mauricio
por este medio.

(En alta voz.)

Dile a mi hermana
que volveré;
cuídala, Antonio,
cuídala bien.

(Dichos y Goriot con un farol encendido, que coloca en la fachada de la Hostería. Luz en la escena.)

GORIOT
El coche correo
pronto va a salir.

LISSETTE
Goriot... ¡escuchadme!
Yo quiero partir.

GORIOT
¿Qué dices, chiquilla...
qué dices, Lissette?

LISSETTE
Dejad que en el coche
yo vaya también.

GORIOT
Pagando el billete
ya te puedes ir.

LISSETTE
No tengo dinero.

GORIOT
No vas a París.

LISSETTE
No tengo dinero.

GORIOT
No vas a París.

(Vase Hostería.)

JORGE
(A Matilde.)
¡Pobre muchacha!

MATILDE
(Aparte y rápido.)
Si pobrecilla,
si yo pudiera...
esta es la mía.

SULPICIO
Si quieres cuartos...
los de las tortas te ofrezco yo.

LISSETTE
No, muchas gracias. Deja, Sulpicio.

SULPICIO
Es que lo ofrezco de corazón.

(Suena ruido dentro del coche que se aleja e imitan en la orquesta.)

LISSETTE
Ya parte el coche...
¡Yo que pensé
que en él iría!

TODOS
¡Pobre Lissette!

SULPICIO
Ya parte el coche,
hizo muy bien,
ya no se llevan
a mi Lissette.

MATILDE
(A Sulpicio)
Con vuestra venia...
Niña gentil,
dos Húsares formales
van a París.
Una silla de postas
nos aguarda a los dos,
y tenéis un asiento
que os ofrezco yo.

LISSETTE
¡Oh!, muchas gracias.
No sé si debo...

MATILDE
Somos, linda muchacha,
dos caballeros.

LISSETTE
(Después de un momento de duda.)
Pues sí que acepto
la invitación,
porque sois caballeros,
y además sois dos.

JORGE
(Aparte a Matilde.)
Sois un tunante,
os entendí...

MATILDE
Un calavera,
yo soy así.

LISSETTE
Juntos marchemos.

JORGE
Vamos allá.

LISSETTE
Juntos marchemos.

JORGE
Vamos allá.

LISSETTE
(A Sulpicio)
Suplicio, me marcho.

SULPICIO
¿Con ellos te vas?
¡Ingrata! ¡Me dejas!
Te portas muy mal.

LISSETTE
¡Adiós, y no llores!

SULPICIO
Cual todas igual.

LISSETTE
¡Adiós, y no llores!

SULPICIO
Cual todas igual.

(Vase fondo, llorando y dejando caer la cesta de los bollos.)

MATILDE
De toda esta aventura
no sé cómo saldré,
preciso es ganar tiempo,
y yo lo ganaré.

JORGE
Mauricio es un tronera,
y bien claro se ve,
bonita compañera
llevamos hoy por él.

LISSETTE
Por fin, de mi esperanza
la dicha lograré,
París de mis ensueños
al fin te voy a ver.

(Aparece el Postillón.)

JORGE
(Viéndole.)
La silla de postas
dispuesta está ya.

MATILDE
(Ofreciendo la mano a Lissette.)
Venid, hermosa niña,
que os aguarda un oficial.


___________



Concertante “¡Vino! ¡Cerveza! ¡Venga otra jarra!”: (Leonardo, Alberto, Húsares, Jorge, Lissette, Matilde)

UNOS
¡Vino!

OTROS
¡Cerveza!

OTROS
¡Venga otra jarra!

OTROS
Aquí unos dados.

OTROS
¡Patrón!
¡Barajas!

LEONARDO
(Tirando los dados.)

Yo muevo. ¡Cinco!

ALBERTO
Pues ahora, yo.
¡Siete!

LEONARDO
Ganaste.

HUSARES
¡Buen jugador!

LEANDRO
(A las Chicas.)
Andar, muchachas,
deprisa, vamos,
servid, que aguardan
los parroquianos.

UNOS
¡Aquí más vino!

OTROS
¡Aquí, cerveza!

OTROS
¡Aquí, barajas!

OTROS
¡Vengan botellas!

(Gran animación.)

(Dichos y Matilde, Jorge y Lissette por el arco de entrada)

JORGE
Por fin llegamos.
Vamos, pasad.

LISSETTE
¡Ay, cuánta gente!

MATILDE
¡Vaya un lugar!

JORGE
Ahí está vuestro tío.

LISSETTE
Hablarle no me atrevo.

MATILDE
(Aparte.)
¿Qué miro? En esa mesa
Leonardo con Alberto.

JORGE
(A Lissette)
Qué tontería,
y estáis temblando.
Venid conmigo.

(Hacia el mostrador.)

Señor Leandro.
Vuestra sobrina
que os quiere hablar.

LISSETTE
¡Querido tío!

LEANDRO
¿Tú aquí, Lissette?

(Hablan bajo.)

MATILDE
De mi hermano son amigos
y los dos han de ayudarme.
¡Alberto!... ¡Leonardo!
Palabra, señores.

(Los dos se levantan.)

LEONARDO y ALBERTO
¡Matilde!

MATILDE
¡Silencio!

LEONARDO
¿Cómo vos en ese traje?

MATILDE
Por salvarle.

LEONARDO y ALBERTO
Lo comprendo.
(Hablan bajo.)

JORGE
No riñáis a la muchacha.

LEANDRO
¿Venir sola y a París?

(A Lissette)

Anda dentro, buena pieza.
¿Cómo vas a estar aquí?

(La empuja y Lissette entra por la puerta que hay detrás del mostrador.)

JORGE
Perdonadla.

LEANDRO
Ya veremos.

JORGE
Mi misión no más cumplí,
con Mauricio la he traído.

LEANDRO
¿Pero está Mauricio aquí?

JORGE
Ahí le tenéis.

LEANDRO
¿A ver, a ver?

JORGE
Ahí le tenéis.

LEANDRO
¿A ver, a ver?

LEANDRO
¿Dónde está?
¿Dónde está?
¿Dónde está?

(Durante todo el diálogo sostenido por Leandro y Jorge, Leonardo se ha dirigido a la mesa donde están los Húsares, ha hablado con ellos en voz baja y todos se levantan y se dirigen a Matilde en este preciso momento.)

HUSARES
¡Amigo querido!
¡Mauricio Mornand!
Por fin entre nosotros
te vemos otra vez!

MATILDE
Mil gracias, compañeros.

LEANDRO
(Aparte.)
Mauricio no es aquel.

JORGE
(A los Húsares.)
A vuestro lado
por fin está
y su vuelta tenemos
que celebrar.

MATILDE y JORGE
Vengan botellas,
pronto, a beber...
convido a todos.

LEANDRO
Yo serviré.

JORGE
¿Recuerdas, Mauricio,
aquella canción
que canta la Bruny
en Le Chateau d’Eau?

MATILDE
Sí que la recuerdo.

LEONARDO
(Aparte.)
Matilde por Dios...

MATILDE
La sé porque mi hermano
me la enseñó.
Y dice así,
venid aquí...
bien la recuerdo.
¿La canto?

TODOS
Sí.


___________



Canción del coronel “Al coronel de un regimiento orden le dieron de marchar…Y al regresar el coronel le coronaron de laurel”: (Matilde, Jorge, Húsares)

MATILDE
Al coronel de un regimiento
orden le dieron de marchar,
y aquí en París quedó su esposa
llena de angustia y de pesar.
Y un ayudante que tenía
que le ayudaba noble y fiel,
tanto ayudó a la coronela
que se olvidó del coronel.
Y mientras él allá en la guerra
inmensa gloria conquistó,
aquí en París el ayudante,
de su conquista se alegró.
Y al regresar
el coronel…

JORGE
el coronel…

HUSARES
el coronel…

MATILDE
le coronaron
de laurel…

JORGE
de laurel…

HUSARES
de laurel…

MATILDE
Y cuanto entraba
en el cuartel,
toda la banda repetía:

(Imitando los clarines.)

¡El coronado coronel!....

HUSARES
Y al regresar
el coronel,
le coronaron
de laurel.
Y cuanto entraba
en el cuartel,
toda la banda repetía,
¡El coronado coronel!


___________



Dúo de Leandro y Sulpicio “Napoleón en el final de un ramillete colosal….Por el puente de Austerlitz”: (Leandro, Sulpicio)

LEANDRO
Napoleón en el final
de un ramillete colosal.
¡Qué inspiración
tan sin igual!

SULPICIO
Tenéis razón,
fue inspiración,
poner allí en la misma punta
de azúcar un Napoleón.

LEANDRO
¿Le pusiste atravesar
por el puente de Austerlitz,
o con una mano atrás
y con esta puesta así?
¿En Egipto pronunciando
su famosa alocución,
con tricornio o sin tricornio?
Dime ya la posición.

SULPICIO
Pues como el azúcar
con el almidón
es masa ligera,
yo a Napoleón,
pues le puse en jarras.

(Poniéndose.)

LEANDRO
¡Qué profanación!
Eso era un bolero
de baile español.

SULPICIO
Pues estaba hablando.

LEANDRO
Calla, tonto y ven;
quiero que hagas uno
como te diré.
El tricornio puesto así,
el aspecto muy marcial,
una mano con la espada,
la otra mano aquí detrás,
la otra mano sobre el pecho.

SULPICIO
Ya son tres.

LEANDRO
Pues es verdad,
pues es verdad.
Pues te comes la que quieras
y le dejas las demás.

SULPICIO y LEANDRO
Napoleón en el final
de un ramillete colosal
hará muy bien
en posición,
hará muy bien
en posición
pues aunque sea
de almidón,
siempre será
un Napoleón.


___________



Dúo de Lissette y Leandro “Hay que comer con pulcritud….Recogiéndote la falda sin subirla a mucha altura”: (Leandro, Lissette)

LEANDRO
Hay que comer
con pulcritud
delante de
la multitud.
Y hay que saber
con precisión,
lo que se come con cuchara
y lo que pincha el tenedor.
Mascar con elegancia,
beber con distinción,
y usar la servilleta
a cada libación.

LISSETTE
Perded cuidado
que así lo haré.
No disgustaros
procuraré.

LEANDRO
Recogiéndote la falda
sin subirla a mucha altura,
inclinando la cabeza
se saluda con soltura.

(Saludo de la época.)

Si después tu mano piden
invitándote a bailar,
le presentas con mil dengues
dos deditos nada más.
Y así cogidos ya
en esta posición,
se dan dos o tres vueltas,
se dan dos o tres vueltas
por el salón.
Tarararí, tarararí, tarararí,

LISSETTE
Perded cuidado

LEANDRO
Tarararí, tarararí, tarararí,
LISSETTE
que así lo haré.

LEANDRO
Tarararí, tarararí, tarararí,

LISSETTE
No disgustaros
procuraré,
procuraré.

LISSETTE
Recogiéndome la falda
sin subirla a mucha altura,
inclinando la cabeza
se saluda con soltura.
Si después mi mano piden
invitándome a bailar,
la presento con mil dengues
dos deditos nada más.
Y así cogidos ya
en esta posición,
se dan dos o tres vueltas,
se dan dos o tres vueltas
por el salón.
Taralará, talarará, taralará.

LEANDRO
Mucho cuidado.

LISSETTE
Taralará, talarará, taralará.

LEANDRO
Está muy bien.

LISSETTE
Taralará, talarará, taralará.

LISSETTE y LEANDRO
Tarí, tará, tará,
tará, tará, taré.
Así muy finamente
se baila el minué.


___________



Final “¡Alto Mauricio! ¡Por Dios callad!....Por las calles y plazas de París”: (Jorge, Sulpicio, Matilde, Húsares, Lissette)

JORGE
¡Alto, Mauricio!
¡Por Dios, callad!
Los oficiales
se acercan ya.

(A Sulpicio.)

Tú, vete pronto.

SULPICIO
Marcharme, ca.

MATILDE
(Aparte.)
Este me pega,
no falta más.

(Dichos y el pelotón de Húsares azules entrando en pelotón por segunda derecha)

CORO
Por las calles y las plazas
de París, volando va
la noticia de que en Francia
ha desembarcado ya,
el bravo y valiente
gran Napoleón.
¡Viva, compañeros
nuestro emperador!

(Saludando todos con los sombreros.)

¡Hurra!

JORGE
¿Qué decís?

MATILDE
¡Dios mío!
¡Basta de ficción!
En salvo mi hermano,
ya puedo hablar yo.

(A Jorge)

Mi capitán,
vuestro perdón
a una mujer
que os engañó.

(A Sulpicio y Lissette)

Venid acá,
vuestra es Lissette.
Perdón a todos
si os engañé.

JORGE
Ya lo dije yo
que eras mujer.
Soy un imbécil.

TODOS
Bien puede ser.

SULPICIO y LISSETTE
Era Mauricio
una mujer.





FIN


Información obtenida en la Página Web http://lazarzuela.webcindario.com/

No hay comentarios:

Publicar un comentario