miércoles, 13 de noviembre de 2013

El maestro Campanone (Cantables)



EL MAESTRO CAMPANONE



Reducción en un acto de la Zarzuela en tres Campanone.

Libreto: Di Franco, Frontaura y Rivera. Arreglo libre de la ópera italiana, La prova d’un opera seria.

Música: Giussepe Mazza. Adaptación Vicente Lleó.

Estrenada en el Teatro Cómico el 13 de Octubre de 1905.

La acción se supone en Lisboa, a fines del siglo XVIII.


ARGUMENTO


La acción se supone en Lisboa a finales del siglo XVIII el escenario de un teatro se está ensayando una ópera, cuyos fragmentos corales está dirigiendo el maestro Don Sandalio, quien se desespera por las incorrecciones que cometen los coristas. El trabajo se ve interrumpido por la llegada de Don Pánfilo, el poeta autor de la ópera, que lee unos nuevos versos que acaba de escribir. Alaba al maestro sus poesías, pero dice que la música podría ser mejor. El entiende de esto, como de muchas otras cosas, pues ha sido músico, sastre, pintor, peluquero y, por fin. poeta. Con este nuevo oficio dice que cree haber hallado su suerte, que hasta el momento no ha sido muy generosa para ayudarle a mantener una mujer que le ha dado “siete ediciones de mi estampa” Don Sandalio, el maestro del coro, también confía que la ópera se estrenará en breve, aunque bien es verdad que hasta el momento no tienen director de orquesta, entre otros problemas nada favorables al estreno: la Prima donna lo hace todo, menos estudiar: el tenor se ocupa mas de la primadonna que de la opera: el bajo a está con tercianas, el maestro Campanone no hace más que corregir su música, y el empresario tiene muchas ilusiones, pero poco dinero. Claro que Don Pánfilo tiene todavía menos, y sólo a cuenta del estreno de su opera le fían en la hostería.
Llega Corila, la primera tiple de la compañía. Pregunta, celosa. por el terror, que no ha llegado todavía. Ensaya su romanza y al término aparece, Alberto, el tenor. Se confiesan su mutuo amor, no sin que aparezcan de nuevo los celos de Corila, a quien el tenor quiere convencer de que un artista debe estar a bien con las damas y los caballeros.
Llegan Don Fastidio, el empresario, Don Pánfilo Y Don Sandalio. No encuentran un violín que les falta para la orquesta. pero si es preciso lo tocará el propio empresario. La aparición del maestro Campanone, saludando optimista enfático respecto a su música, señala el principio del ensayo. No han llegado el bajo ni la segunda soprano, pero, no importa. Don Pánfilo y Campanone se reparten estos papeles. El ensayo es un auténtico embrollo complicado además por los celos que la tiple siente de la comprimaria.
La prueba se interrumpe, con la desesperación de los autores. que ven muy mal el estreno de su ópera. Han llegado los trajes. ¡Otra complicación! Nadie está conforme con el que le toca para su personaje, y la tiple no quiere salir despeinada. según exige el argumento. Don Pánfilo afirma que son artistas de pega, pero el empresario lo arreglará todo a gusto de todos. El caso es estrenar. Otro ataque de celos de la tiple, porque el tenor no está en escena con ella. complica mas las cosas. El director de orquesta no llega y se decide que dirigirá el propio compositor, Campanone. El ensayo de la sinfonía acaba con los nervios del maestro, incapaz de hacer tocar correctamente a la orquesta. El empresario se lamenta de su mala suerte, y todos de la angustiosa situación económica que ha de salvar el estreno de la ópera. Al final dos cartas oficiales traen la esperada solución. La obra se estrenará pronto en las mejores condiciones y con asistencia del Rey.


___________



Personajes:

Corila: Prima donna de una compañía de opera.
 
Alberto: Tenor de la compañía.

Campanone: Director de orquesta.

Don Pánfilo. Autor de la letra.

Don Sandalio: Maestro de coros.

Don Fastidio: Empresario.


____________



Números musicales:

Dúo de Don Pánfilo y Don Sandalio “Ensayemos este coro con muchísimo cuidado”: (Don Sandalio, Coristas, Don Pánfilo)
Aria de Corila “Ya me inquieta su tardanza….Una mirada, una sonrisa”: (Corila)
Dúo de Corila y Alberto “¡Vida mía! Dejadme luego”: (Alberto, Corila)
Salida de Campanone “¡Señorita! ¡Amigos míos! Campanone os felicita”: (Campanone)
Ensayo “Extinguir queréis en vano”: (Corila, Don Pánfilo, Alberto, Campanone, Coro)
Aria de Alberto “¡Basta! Las pruebas son ya tantas….¡Viva! y la vida al bárbaro le sirva de tormento”: (Alberto, Coro)
Dúo de Don Pánfilo y Campanone “Mientras he compuesto el drama cuatro meses han pasado”: (Don Pánfilo, Campanone)
Aria de Corila “Ya por ti desprecio riesgos….Al fin soy tuya”: (Corila)
Ensayo de Campanone con la orquesta “¡Orquesta, atención! y final “Ya están hechos los carteles”.
Final “Ya están hechos los carteles”: (Todos)


____________



Dúo de Don Pánfilo y Don Sandalio “Ensayemos este coro con muchísimo cuidado”: (Don Sandalio, Coristas, Don Pánfilo)

SANDALIO
Ensayemos este coro
con muchísimo cuidado,
que si no sale afinado
no se puede,
no se puede soportar,
no se puede soportar,
no se puede soportar...

CORO
“Víctor al gran guerrero,
sin par en el asalto,
que del contrario...”

SANDALIO
(Levantándose impaciente)
¡Alto!
¡Alto!
¡Alto!
¡No hay que desafinar,
señores, por favor!...
El tiempo va incompleto,
el tiempo va incompleto,
volvamos a empezar,
volvamos a empezar,
señores, cuidado,
volvamos a empezar.

PANFILO
¡Amigo, qué ocupado!
(Saludando)

SANDALIO
A tiempo habéis llegado.

PANFILO
¿Qué hacéis?

SANDALIO
(Disponiéndose a continuar)
Ensayo un coro.

PANFILO
Señores, ¡ah, perdónenme!,
concédame un momento.
¡Perdóneme, perdóneme!
concédame un momento,
y escuchen los esdrújulos
de amor nuevo portento,
escuchen los esdrújulos
de amor nuevo portento.
Compuestos a una niña
que va a matrimoniar.
Escuchen, escuchen,
escuchen por piedad
y oirán este portento,
que portento, que portento,
señores, señores
perdonen por piedad
y oirán este portento,
escuchen por piedad
y oirán este portento,
escuchen por piedad.

(Todos se levantan y hacen corro. Don Pánfilo saca un cuaderno y se prepara a leer con aire trágico)

¡Oh, tú, simpática
belleza fúlgida,
que llegas tímida
hoy al altar!
¡Dichoso el cónyuge
que en hado próspero
te da por árbitro
de tu beldad!
¡Te da por árbitro
de tu beldad!
¡Te da por árbitro
de tu beldad!
¡Te da por árbitro
de tu beldad!
¡De tu beldad!

CORO
¡De tu beldad!

PANFILO
¡De tu beldad!
¡De tu beldad!
¡De tu beldad!
¡De tu beldad!
¡De tu beldad!

CORO
¡De tu beldad!
¡De tu beldad!

(Viendo que los coristas vuelven a sentarse)

Oigan el resto.

SANDALIO
No me es posible.

PANFILO
Despacho presto.

(Indicando que faltan muchas hojas)

SANDALIO
¡No, no! (¡Mal rayo!)

(Impaciente)

PANFILO
Siga el ensayo,
siga el ensayo
que por mi parte
no insisto más,
no insisto más.

(Se sienta al lado de don Sandalio)

CORO
“Víctor al gran guerrero,
sin par en el asalto,
que del contrario intrépido
nos hizo al fin triunfar,
que del contrario intrépido
nos hizo al fin triunfar
al fin triunfar.”

PANFILO
¡Bravo! ¡bravísimo!
¡Va a alborotar!


___________



Aria de Corila “Ya me inquieta su tardanza….Una mirada, una sonrisa”: (Corila)

CORILA
¡Ya me inquieta su tardanza!
¡Ya me inquieta su tardanza!
¡Así aprecia mi ternura!
¡Así aprecia mi ternura!
Ilusión es la ventura,
ilusión es la ventura
que esperaba de su amor.
Mas no temo a mis rivales,
no, no.
que si aguzo mi talento,
del ingrato, en un momento,
me sabré muy bien vengar.
Soy astuta y caprichosa,
soy coqueta, soy hermosa,
y locura es que yo tema
que me venza una rival.
Una rival.
Una mirada
una sonrisa
con un desaire
le vencerán.
Cuando conviene
sóbrame arte,
y hago a la postre
mi voluntad.
Y hago a la postre
mi voluntad.
Si pudo ciego
serme perjuro,
de mí, lo juro,
se acordará.
Se acordará…


___________



Dúo de Corila y Alberto “¡Vida mía! Dejadme luego”: (Alberto, Corila)

ALBERTO
¡Vida mía!

CORILA
Dejadme, dejadme luego.

ALBERTO
¿Por qué, si te adoro ciego,
me recibes, me recibes tú tan mal,
me recibes, me recibes tú tan mal?

CORILA
Porque sois muy inconstante.

ALBERTO
Soy tu más rendido amante...

CORILA
No te creo.

ALBERTO
Te lo juro,
lo juro,
lo juro.

CORILA
Sois un pérfido, perjuro.
Ya no os quiero,
ya no os quiero escuchar más,
ya no os quiero escuchar más.

(A dúo)

CORILA y ALBERTO
¿Es posible que el ingrato/la ingrata
me atormente, me atormente sin piedad,
me atormente sin piedad?
¿Es posible que el ingrato/la ingrata
me atormente sin piedad?
¿Me atormente sin piedad?
¿Me atormente sin piedad?
¿Me atormente, me atormente sin piedad?
¿Sin piedad?

ALBERTO
Esa duda, hermosa mía,
ya me ofende en demasía.

CORILA
¿Me amas, dí?

ALBERTO
Siempre constante
en ti sola pienso ya.

CORILA
Yo te juro en adelante
no volver a sospechar.

(A dúo)

De gozo y de contento
henchida el alma mía,
la dicha que yo siento
es dicha sin igual.
¡Oh! Dicha sin igual.
De gozo y de contento
henchida el alma mía,
la dicha que yo siento
es dicha sin igual.
¡Oh! Es dicha sin igual.
Es dicha sin igual,
es dicha sin igual


___________



Salida de Campanone “¡Señorita! ¡Amigos míos! Campanone os felicita”: (Campanone)

CAMPANONE
La, la, la, la, la, la,
¡Señorita! ¡Amigos míos!
Campanone os felicita.
¡Señorita! ¡Amigos míos!
Campanone, Campanone os felicita.
Esa mano tan bonita
permitídmela besar.
Esa mano tan bonita,
tan bonita, tan bonita
permitídmela besar.
Esa mano tan bonita,
tan bonita, tan bonita
permitídmela besar.
Esa mano tan bonita,
permitídmela besar,
esa mano tan bonita,
permitídmela besar,
esa mano
permitídmela besar

(Besando la mano a Corila)

Vuestra escena está acabada.

(A Alberto)

Tengo el aria ya trazada,

(A Corila)

Le he compuesto un ritornello
tutto nuovo, tutto bello.
¡Oidlo!
Dice así:
La, la, la, la, la,
ta, ta, ta, ta, ta, ta,
la, la, la, la, la, la,
pa, pe, pi, po, pu, pa, pa.
Cuando juega el clarinete
el trombón se le entromete,
las dos flautas y el fagot
se detienen, se detienen sobre el sol.
Yo os ofrezco una armonía
de grandiosa melodía,
yo os ofrezco una armonía
de grandiosa melodía,
y aturdido el mundo entero,
y aturdido el mundo entero,
al oírla quedará,
al oírla quedará.
Yo os ofrezco una armonía
de grandiosa melodía,
y aturdido el mundo entero
al oírla quedará.
Estoy cierto
que mi música
grande efecto,
grande efecto causará.
Y aturdido,
y aturdido el mundo entero,
y aturdido el mundo entero
al oírla quedará,
y aturdido el mundo entero
al oírla quedará,
y aturdido el mundo entero
al oírla quedará,
yo os ofrezco una armonía
de grandiosa melodía,
y aturdido el mundo entero,


__________



Ensayo “Extinguir queréis en vano”: (Corila, Don Pánfilo, Alberto, Campanone, Coro)

CORILA
Extinguir queréis en vano
de mi pecho la llama.
¿Fácil crees, ¡oh, insecto!
que calle la impresión de un puro efecto?

PANFILO
Señora, poco a poco.

(Interrumpiéndola)

Permitidme... Aquí dice que acalle la impresión de un puro afecto,

CORILA
Diga aquí calle o acalle, y diga efecto o afecto, es igual...
en mi concepto.

CAMPANONE
(¡Qué talento! ¡Qué talento!)
Prosigamos.

ALBERTO
¡Oh, mujer ingrata,
así despreciar puedes
del vencedor la mano!
Piensa que puedo...

CORILA
Amante no te temo,
te desprecio irritada.
¡Muere, pues, oh cruel!

PANFILO
¡Ten, despiadado!

CORO
¡Tente! ¡oye!
¡Detén el golpe!

CAMPANONE
Con sentimiento…

CORILA
¡Cruel momento!

ALBERTO
¡Fiero instante!

ALBERTO y CORO
El herir su pecho amante
es sobrada crueldad.

PANFILO 
¡Qué feroz es su semblante!
Yo me voy a desmayar.

CAMPANONE
¡Bravo! ¡Bravo!
¡Estoy contento!
No se puede pedir más.
Adelante: fuerte el bajo,
y muy bajo lo demás.

CORILA y ALBERTO
¡Ah, por qué!...

(Cantando desafinado )

CAMPANONE
¡Chito!

(Corrigiendo)

PANFILO
Por qué...

(Continuando)

CAMPANONE
¡Chito!
¿Qué diablo estáis haciendo?
¿A qué ese re bemol?

PANFILO
Miradlo; escrito está.

CAMPANONE
El tono aquí es mayor.
Volvamos a empezar.

(A cuatro)
¡Ah! ¿Por qué, por qué rebaja
su valor y su piedad?


___________



Aria de Alberto “¡Basta! Las pruebas son ya tantas….¡Viva! y la vida al bárbaro le sirva de tormento”: (Alberto, Coro)

ALBERTO
¡Basta! las pruebas son ya tantas, que mi pecho
abriga un odio, un fuego...
que me induce a verter su sangre impía.
¡La verteré! ¿Qué digo? ¡Ah! ¡no! el ingrato
viva siempre infeliz. Do quier arrastre
en la impotencia su furor... de todos
menospreciado sea;
castigo justo a esa conducta fea.
¡Viva! y la vida al bárbaro

(Dirigiéndose a Campanone al decir bárbaro)

le sirva de tormento.
Su lumbre el sol le niegue,
la tierra su sustento,
que ni un amigo tenga,
que llore su dolor;
que triste y solitario
a todos cause horror.
Caerá el infame al punto
al filo de mi espada;
que el alma esta indignada
de su bajeza vil.
La ofensa ha sido horrible;
y debe el vil morir

CORO
¡Caerá el impío!... ¡Muera
quien causa tu furor!


__________



Dúo de Don Pánfilo y Campanone “Mientras he compuesto el drama cuatro meses han pasado”: (Don Pánfilo, Campanone)

PANFILO
Mientras he compuesto el drama
cuatro meses han pasado,
¡y dinero aún no me han dado!
Decid pues: ¿qué comeré?
¡Ah! si Apolo no me inspira,
yo mi lira romperé.

CAMPANONE
Por la música tan solo
cien ducados he ganado,
peso al sastre le he pagado

(Señalando al traje)
y sin blanca me quedé.
Si no logro un beneficio,
hasta el juicio perderé.

PANFILO
¡Oh! Talía! ¡eres cruel!

CAMPANONE
¡Oh Minerva! ¡eres infiel!

PANFILO y CAMPANONE
Por consuelo a nuestras penas
dadnos oro a manos llenas.
¡Dioses justos, enviadnos
una lluvia de moneda,
para que consuelo pueda
este mísero encontrar!

PANFILO
¡Vengan onzas!

CAMPANONE
¡Vengan francos!

PANFILO
¡Vengan reales!

CAMPANONE
¡Vengan cuartos!

PANFILO y CAMPANONE
¡Já, já, já! ¡Ay qué locos!
¡Oh! qué cándidos que somos!
Más bien piedras lloverán.
Caro amigo, convengamos
en que es sorda la fortuna.
¡Mas cachaza! Si esperamos
otro día cambiará.
Lá, lará, lará, lará,
lará, lará.
¡Minerva!
Lará, lará.
¡Apolo!
Lará, lará.
¡Orfeo!
Si aplauden la obra
¡oh qué felicidad!


___________



Aria de Corila “Ya por ti desprecio riesgos….Al fin soy tuya”: (Corila)

CORILA
Yo por ti desprecio riesgos,
y evitar quiero tu muerte:
a mi lado anhelo verte
y a salvarte va mi amor.
Al fin soy tuya.
¡Feliz instante,
mi pecho amante
su dicha halló!
¡Ah, ven! De júbilo
mi pecho henchido,
por ti ha sentido
profundo amor.
¿Ves cómo late
mi corazón?
Late el cuitado
de puro amor.


___________



Ensayo de Campanone con la orquesta “¡Orquesta, atención!”: (Campanone, Coro)

(Hablado)

CAMPANONE
¡Orquesta, atención!
(Después de repartir los papeles a la orquesta)
¡Fuerte... muy fuerte la primera!
¿Estamos todos?...
¡A la una, a las dos, a las tres!

(La orquesta da un acorde desafinado)

¡Ay, ay! ¡Misericordia! ¿Qué es esto?
¡Esto es una especie de cencerrada!
Debe ser un acorde en sí bemol,
fuerte, seco, pero afinado.
Volvamos a hacerlo...

(La orquesta da otro acorde seco)

¿Eh? ¡Esto es demasiado seco, señores!
Debe ser más largo, más sensible! Otra vez.

(La orquesta da un acorde larguísimo, sin hacer caso de Campanone, que muy sofocado grita:)

¡Basta, basta! ¡No tan largo!

(A la orquesta)

¡Señores! Hablemos claros:
¿es esto cosa de juego?
Unas veces por corto, otras por largo.
A ver: ¿no tenéis ahí un acorde del valor de un compás?
¿Sí? ¿Pues por qué no lo hacéis?
Se debe hacer así: Larán...

(Cantando)

Ni más ni menos: ¿estamos?
¡Bueno! Pues todos conmigo.
¡A la una! ¡A las dos! ¡A las tres!
¡Larán! ¡Ajá! ¡muy bien!
Piano; que arrastren los violines.
¡Lará, lará, lará, la, lará!

(Canta imitando los violines)

¡Clarinetes! ¡Pianísimo!

(Desafinan)

¡Ay, ay, ay! ¡No! ¡Alto, no eso, no!
¿A ver? venga el papel.
Pues está bien: Vamos:
¡Un poco de cuidado! volvamos a tomar
desde la entrada de los violines arrastrados. Venga.
¡Lará, lará, lará, la, lará!

(Canta imitando los violines)

¡Pianísimo! ¡Muy bien! ¡Esforzadísimo!
¡Lará, lará, lará, la, lará!

(Canta imitando los violines)


___________



Final “Ya están hechos los carteles”: (Todos)

TODOS
Ya están hechos los carteles,
y sabidos los papeles;
y mañana sin remedio
nuestra/vuestra obra juzgaran.
El maestro y los cantantes
en vos fijan sus miradas;
si les dais cuatro palmadas,
muchas gracias os darán.





FIN


Información obtenida en la Página Web http://lazarzuela.webcindario.com/



No hay comentarios:

Publicar un comentario