martes, 9 de septiembre de 2014

La tempestad (Cantables)



LA TEMPESTAD



Melodrama en tres actos, en prosa y verso.

Libreto: Miguel Ramos Carrión.

Música: Ruperto Chapí.

Estrenado en el Teatro de la Zarzuela, de Madrid, el 11 de Marzo de 1882.

La acción en un puertecito de Bretaña, en los primeros años del siglo XIX.


ARGUMENTO


ACTO I

Sucede en la sala baja de la hostería de Simón, frente al mar, y se inicia en plena tempestad, mientras los marineros luchan por salvar sus barcos y las mujeres rezan a una imagen de la Virgen. Pasada la tormenta, los marineros entran en la hostería y beben con alegría, a la par que comentan las incidencias del salvamento de un bergantín, en cuyas labores ha destacado Roberto, hijo de marineros, y al que todos elogian por su conducta en el naufragio. Roberto está enamorado de Angela, hija de un comerciante que fue asesinado hace años, y robado, durante una tempestad, cuando esperaba a que reinara la calma, tras la galerna, para embarcar. Entonces no pudo encontrarse al asesino, y Angela, pequeñita y huérfana, fue prohijada por el señor Simón con quien vive. Tras el coloquio en el que Roberto cuenta el origen de su vida, sale a escena Simón donde, en su romanza, refleja sus, temores. Prosigue el encuentro entre Roberto y Angela, donde se declaran su amor mutuo. Posteriormente, Roberto entona su célebre romanza, en la que reconoce y valora sus raíces. Queda definitivamente convenido el matrimonio de los jóvenes, a pesar de la falta de convencimiento de Simón.

ACTO II

Se inicia con dos escenas de conjunto donde se canta la boda de los jóvenes, a la que sigue una serenata de carácter cómico y en la que se hace una exaltación de la fortuna que se le supone a Beltrán. Cuando todo es alegría y júbilo, aparece la justicia que quiere detener a Beltrán. Simón, rencoroso de la felicidad ajena, ha acusado a éste de ser el asesino del padre de Angela. El juez afirma que deberá expiar su crimen, ante el asombro de todos.

ACTO III

Comienza con una escena de conjunto donde se señala la tristeza del desdichado. Sigue un número de voces cómicas. A pesar de que el tribunal ha condenado a Beltrán, Angela apuesta por si inocencia. De hecho, nadie en el pueblo cree en si, culpabilidad. Beltrán  permanece preso en la casa de Simón y Roberto y Mateo barajan su fuga. Mateo, sin embargo, que vigila desconfiado a Simón, sorprende su sueño y en la agitación del mismo oye cómo, entre pesadillas, aquél reconoce su crimen y ve cómo esa confesión la tiene escrita en un papel que guarda en el pecho. Mateo, entonces, le quita el papel y lo lleva al juez, quien se presenta a detener a Simón, que ha intentado, mientras, asesinar también a Beltrán, a quien supone autor del hurto de su confesión escrita. Beltrán es liberado definitivamente de la cárcel y los enamorados celebran el final de sus múltiples padecimientos.


______________



Personajes:

Angela: Huérfana, adoptada por Simón.

Roberto: Pretendiente de Angela.

Simón: Dueño de la hostería, y asesino del padre de Angela.

Beltrán: Rico indiano salvado por Roberto de un naufragio.

Mateo: Criado de Simón.


_______________



Números musicales:

Coro “Estrella de los mares”: (Mujeres, Marineros, Mateo)
Coro y romanza “Aquí está el mancebo valiente y audaz”: (Marineros, Roberto, Mateo, Mujeres)
Monólogo de Simón “La lluvia ha cesado….¿Por qué? ¿Por qué temblar?”: (Simón)
Dúo de Roberto y Angela “¡Angela mía! ¡Mi dulce encanto! con barcarola “Cuando en las noches del estío”: (Roberto, Angela)
Romanza de Beltrán “Salve, salve costa de Bretaña donde nací….Escuchando el rumor de ese mar”: (Beltrán)
Cuarteto y final del Acto I “¡Virgen santa!”: (Roberto, Angela, Simón, Beltrán)
Coro “Llegad, llegad, venid, venid”: (Mujeres, Pescadores, Hombres)
Coplas por Mateo “Tengan muy buenos días”: (Mateo, Coro)
Coro de los consejos “En busca de la novia que ya le espera”: (Hombres, Mujeres, Roberto, Angela, Beltrán)
Terceto del collar “Diamantes brasileños tan claros como el sol…Como gotas de fresco rocío”: (Beltrán, Angela, Roberto)
Balada fantástica “Din don, din dan. Alegres campanas repica el sacristán”: (Simón)
Concertante y final del Acto II “En tanto que los novios vienen aquí”: (Coro, Roberto, Angela, Beltrán, Juez, Simón, Mateo, Margarita)
Coro “Esa es la puerta del tribunal”: (Hombres, Mujeres)
Romanza de Angela “Con él, mi esperanza va”: (Angela)
Terceto “¡Valor, Angela mía! ¡El ánimo perdí!: (Roberto, Angela, Beltrán)


____________



Coro “Estrella de los mares”: (Mujeres, Marineros, Mateo)

MUJERES
Estrella de los mares,
que brillas en la altura,
potente y limpio faro
de luz celeste, y pura,
del triste navegante
el rumbo incierto guía
y amparo presta al náufrago.
¡Virgen Maria!

MARINEROS
(Dentro imitando el grito especial con que acompañan sus maniobras de fuerza, y especialmente la de sirgar)
¡Ohí-eohí!
Amarra ese cable
y aboga hacía aquí.
¡Ohí-eohí!

(Truenos y relámpagos)

MUJERES
Del mísero que llora,
consuelo y esperanza,
que brillas entre nubes
cual iris de bonanza,
aplaca de los mares
la cólera bravía
y enjuga nuestras lágrimas.
¡Virgen María!

MARINEROS
¡Ohí-eohí!
Si bogas con fuerza
te salvas aquí.
¡Ohí-eohí!

(La tempestad se aleja poco a poco. Las Mujeres se levantan y van hacia la puerta y la ventana, desde donde miran con ansiedad la maniobra de los Marineros, cuyo canto se repite varias veces)

MUJERES
¡A la anhelada orilla
todos llegando van!
¡Gracias, oh Virgen Santa,
ya en tierra están!

(Prepáranse alegres para recibir a los marineros)

MATEO
La carga y el pasaje
salváronse, por fin
y libre ya en la orilla
se mece el bergantín.
Ahí llegan los valientes,
que a fuerza de luchar
no sé cómo han logrado
que no los trague el mar.

(Entran los marineros con los trajes mojados  escurriendo el agua de algunas prendas. Abrazan a las mujeres y a los niños)

MARINEROS
Tras la penosa
ruda faena,
justo es que un trago
nos fortalezca.
Tráenos, Mateo,
ron o ginebra,
que a nuestra sangre
calor devuelva.

MUJERES
Tráeles, Mateo,
ron o ginebra.
que al frío cuerpo
calor devuelva.

(Mateo les sirve de beber)

MARINEROS
Bebamos, sí, bebamos.

MATEO
Bebed, bebed,
que bien, valientes,
lo merecéis;
¡Bebamos todos!

MARINEROS
¡Bebamos, pues!

MUJERES
¡Bebed, bebed!

(Beben todos después de chocar los vasos)

MATEO
(A las mujeres que le rodean)
Para ser marinerito
no he nacido yo;
hombre soy de tierra firme,
pero de agua no.
Me embarqué por broma un día
en que fui a pescar,
y pesqué sólo un mareo
más que regular.
De pensarlo sólo
no sé qué me da.

CORO
(Riendo y haciendo burla)
¡Ja, ja, ja!

MATEO
(Como sintiéndose mareado)
Tengo todo el cuerpo.
alterado ya.
CORO
¡Ja, ja. ja!
Solo al recordarlo
alterado está;
por temor al agua
no se lavará.
¡Ja, ja. ja!

MATEO
Del horror que tengo
al agua puedo asegurar
que si no hay otro diluvio
yo no me he de ahogar.
Y de fijo aun cuando lo haya
yo me salvaré.
si para los animales
hay otro Noé.
¡Con el balanceo
qué sudor me da!

CORO
¡Ja, ja, ja!

MATEO
De pensado sólo
estoy malo ya.

CORO
¡Ja, ja, ja!
Puede asegurarse
que no se ahogará.
¡Ja, ja, ja!
Sólo de pensarlo
mareado está.
¡Ja, ja, ja!


_______________



Coro y romanza “Aquí está el mancebo valiente y audaz”: (Marineros, Roberto, Mateo, Mujeres)

MARINEROS
(Que abren el paso al verle)
Aquí está el mancebo
valiente y audaz
que sabe a los mares
la presa arrancar.
Hoy todos anhelan
tu mano estrechar
y de camarada
el nombre te dan.

ROBERTO
Mil gracias, amigos.
(Estrecha la mano de todos)

MATEO
(Ofreciéndole su vaso)
Un trago por mi.

(Roberto lo apura de un sorbo)

MUJERES
¡Es ya todo un hombre!

ROBERTO
¡Pues claro que sí!

TODOS
Honor al mancebo
valiente y audaz,
que sabe a los mares
la presa arrancar.

ROBERTO
Hijo soy del mar salobre
y una barca fue mi cuna.
¿Qué me importa a mí ser pobre
si él me brinda una fortuna?
Las riquezas de su fondo
yo, atrevido, he de buscar,
que en su seno, turbio y hondo,
mil tesoros guarda el mar.
¡Que airado el viento ruja,
y silbe en derredor;
que, roto el mástil, cruja
al golpe destructor;
que estalle la tormenta,
que brame el huracán,
ni el rayo me amedrenta,
ni temo a la mar.

CORO
¡Que estalle la tormenta,
que brame el huracán,
ni el rayo le amedrenta,
ni teme a la mar!

ROBERTO
De la mar al golpe blando,
que la borda con su espuma,
mi barquilla va bogando
más ligera que una pluma.
Mientras yo dejando el remo
perezoso descansar,
voy tranquilo y nunca temo
las traiciones de la mar.
Que airado el viento ruja, etc.

CORO
¡Que estalle la tormenta,
que brame el huracán,
ni el rayo le amedrenta,
ni teme a la mar!



_______________



Monólogo de Simón “La lluvia ha cesado….¿Por qué? ¿Por qué temblar?”: (Simón)

(Simón, que abre la puerta izquierda de la galería, sale a ésta, observa el cielo a través
de los cristales y baja luego lentamente a la escena)

SIMON
La lluvia ha cesado,
aléjase el trueno;
el cielo nublado
se torna sereno.
Pasó la tormenta,
la mar está en calma;
¿por qué tan violenta
se agita mi alma?
¿Por qué, por qué,
¡ay de mí,
eternamente ruge
la tempestad aquí?

(Poniéndose la mano sobre el corazón)

La luz de los relámpagos,
que rápida fulgura
con resplandor fatídico
me llena de pavura,
y escucho de la víctima
los ayes exhalar,
del aire entre las ráfagas
que gimen al pasar.
Hirviente se alza indómito
el mar embravecido,
suspenso deja el ánimo
su aterrador mugido.
¡Y el trueno derrumbándose,
me dice desde allí
que Dios su justa cólera
desata contra mí!

(Tembloroso y aterrado se deja caer sobre uno de los bancos)

Ya el trueno apagado
más lejos resuena:
el viento ha callado,
la mar se serena.
Volvió la alegría;
renace la calma,
lo mismo que el día
serénase el alma.
¿Por qué, por qué temblar?
El cielo está sin nubes,
azul está la mar.
¿Por qué temblar?

(Vase. Apenas ha salido por el foro aparece en la puerta Roberto, que se detiene allí ,viéndole marchar. Cesa la música)


_______________



Dúo de Roberto y Angela “¡Angela mía! ¡Mi dulce encanto! con barcarola “Cuando en las noches del estío”: (Roberto, Angela)

ROBERTO
¡Angela mía!
mi dulce encanto!

ANGELA
¿Por qué, Roberto
te quiero tanto?

ROBERTO
Tú eres mi vida.

ANGELA
Tú mi tesoro.

ROBERTO
¡Cuánto te quiero!

ANGELA
¡Cuánto te adoro!

ROBERTO
¡Tú no me quieres
como yo a tí!

ANGELA
¡Ay! ¡Demasiado
sabes que sí!

(Roberto va a abrazarla)

Por Dios, no venga el viejo.

ROBERTO
No Viene, no.

(En un arranque de energía)

Y si viene le digo que te adoro
y se acabó.
¿Cuándo, dulce paloma
lucirá el día
en que pueda llamarte
esposa mía?

ANGELA
¿Cuándo será el momento
tan venturoso
en que llamarte pueda
querido esposo?

ROBERTO
¡Porque ello al cabo
hemos de ser,
yo tu marido,
tú mi mujer!

ANGELA
Pues si ello tiene
que suceder,
que sea lo antes
que pueda ser.

(Con ingenuidad)

ANGELA y ROBERTO
Cuando eso llegue
a suceder,
¡oh, qué dichosos
podremos ser!

ANGELA
Cuando en las noches del estío
azul y blanca esté la mar,
juntos iremos, dueño mío,
a navegar.
Allá en alegres barcarolas,
cantar podremos nuestro amor,
entre el arrullo, de las olas
halagador.

ROBERTO
Con cuánto afán que llegue ansío.
el dulce instante en que cruzar
preso en tus brazos, ángel mío,
la verde mar.
Yo escucharé tus barcarolas,
alegre cántico de amor,
entre el arrullo de las olas
murmurador.

ANGELA
¡Solos, en, medio
del ancho mar,
qué dulces noches
se pasarán.

ROBERTO
Cuando te lleve
sobre la mar,
¡oh! ¡qué orgullosa
mi barca irá!
Tú con un remo,
con otro yo,
así abrazados
bogar los dos.

(Cogiéndola con el brazo derecho, por la cintura, mientras con la mano izquierda figura remar. Angela hace lo mismo)

ANGELA
Tú con un remo,
con otro yo,
así abrazados
bogar los dos.

(A la última nota del dúo, Roberto estrecha a Angela entre ambos brazos, a tiempo que parece en la puerta del foro, Simón)


_______________



Romanza de Beltrán “Salve, salve costa de Bretaña donde nací….Escuchando el rumor de ese mar”: (Beltrán)

BELTRAN
Salve, costa de Bretaña,
donde nací;
hoy, dejando tierra extraña,
llego hasta tí.
Salve, asilo venturoso
de mi niñez,
anhelando tu reposo
vuelvo otra vez.
De ti muy lejos
hallé la suerte,
mas siempre ansiaba,
volver a verte.
Y aun cuando ingrata
fuiste conmigo,
costa querida,
yo te bendigo;
que hoy al posar de nuevo
mi pie sobre ti,
la juventud parece
volver a mí.
Escuchando el rumor de ese mar
que amoroso mi cuna meció,
siento dulces del alma brotar
los recuerdos que avara guardó.
De aquel tiempo que rápido fue
y llevó la ilusión tras de sí,
el encanto de nuevo hallaré
recordando las horas aquí.
Tranquilo el pecho
ya no suspira,
que el aire patrio
con gozo aspira,
y aunque tú ingrata
fuiste conmigo,
costa risueña,
yo te bendigo;
que hoy al poner de nuevo
mi pie sobre ti,
la juventud parece
volver a mí.


_______________



Cuarteto y final del Acto I “¡Virgen santa!”: (Roberto, Angela, Simón, Beltrán)

ROBERTO
¡El!

ANGELA
¡Virgen Santa!

SIMON
(Yendo iracundo al ellos)
¡Ah, vive Dios!

BELTRAN
(Interponiéndose)
¡Yo les amparo!

SIMON
¿Y quién sois vos?

BELTRAN
Un hombre soy que debe,
la vida a este rapaz,
que despreció la suya,
por socorrerme audaz.
Fortuna y existencia
por él del mar salvé,
haciéndole dichoso
mi deuda pagaré:
Y como en esta niña
cifró su dicha toda,
dispuesto a darle gusto
protegeré su boda.
En vano es oponerse,
pues lo he resuelto ya.
y pese a quien pesare
con ella casará.

SIMON
Ja, ja, ja, ja,
risa me da.

BELTRAN
Reíd, reíd,
cuanto queráis.

SIMON
Vos ignoráis, sin duda,
que si él quiere a la chica:
por cálculo es tan solo,
pues la supone rica.

ROBERTO
A ultraje tan villano
ni aun quiero contestar.

SIMON
¡Ya veis, el miserable
se tiene que callar!

ROBERTO
(A Angela)
(Por ti tan vil ofensa
me atrevo a devorar)

ANGELA
(Tu inmenso sacrificio
mi amor sabrá apreciar)

BELTRAN
Yo de las Indias
traigo un tesoro;
puedo a este chico
pesar en oro.
Para él respeto
de vos exijo:
padre no tiene,
yo le prohíjo.
Y si os parece poco,
no dudo ya,
¡todo cuanto poseo
suyo será!

ROBERTO
¡Cómo pagar, Dios mío
tanta bondad!

ANGELA
¡Mi alma de afecto llena
gracias os da!

SIMON
Siendo tan generoso,
fuerza será ceder.

BELTRAN
¿Luego asentís gustoso?

SIMON
¿Pues qué he de hacer?

(Beltrán hace unirse a Roberto y Angela que se abrazan)

ROBERTO y ANGELA
¡Ah!
El alma mía enamorada
despierta en mágica explosión
y con su fuerza arrebatada
gozoso late el corazón.

BELTRAN
(Contemplándolos con placer)
¡Linda pareja enamorada!
¡Oh, cuánto goza el corazón
viendo su dicha asegurada
al solo anuncio de su unión!

SIMON
(Mirando a Beltrán)
¿Por qué me turba su mirada?
¿Por qué se agita el corazón
y a mi memoria conturbada
acude fúnebre visión?

ROBERTO
(Separándose de Angela)
A ver voy a mi madre;
que ya mi ausencia llora.
Dejad, señor, que bese

(A Beltrán)

su mano bienhechora,

(La besa. Beltrán le coge, y atrayéndole hacia sí le abraza a él y a Angela, formando grupo)

BELTRAN
¡Fortuna y alegría.
el cielo os quiera dar
y así será la mía
vuestra felicidad!
¡Ah!

ROBERTO y ANGELA
El alma mía enamorada
despierta en mágica explosión
y con su fuerza arrebatada
gozoso late el corazón.

BELTRAN
¡Linda pareja enamorada!
¡Oh, cuánto goza el corazón
viendo su dicha asegurada
al solo anuncio de su unión!

SIMON
(Contemplando el grupo)
¿Por qué me turba su mirada?
¿Por qué se agita el corazón
y a mi memoria conturbada
acude fúnebre visión?

ROBERTO
¡No cabe en mi alma la alegría!
Adiós, mi noble protector.
¡Hasta mañana, vida mía!
Con Dios quedad, señor Simón.

ANGELA
Adiós!

SIMON
¡Adiós!

BELTRAN
¡Adiós!

(Beltrán se acerca a Simón, en tanto que Roberto y Angela,  ya cerca de foro)

¡Gocemos en la dicha de los dos!

ROBERTO
¡Adiós!

ANGELA
¡Adiós!

(Roberto le da un beso, a cuyo sonido vuelve Simón, fosco, y Beltrán risueño. Angela se queda ruborizada. Roberto se despide desde la puerta)

SIMON
¿Eh?

ROBERTO
¡Adiós!

ROBERT, ANGELA, SIMON y BELTRAN
¡Adiós!


_______________



Coro “Llegad, llegad, venid, venid”: (Mujeres, Pescadores, Hombres)

MUJERES
Llegad, llegad,
venid, venid;
una alegre alborada cantemos
y así despertaremos
a la novia que duerme feliz.

PESCADORES
Venid, venid,
llegad, llegad;
la doncella que hoy va a ser esposa
despierta gozosa
a la voz de la dulce amistad.

TODOS
Venid, venid,
llegad, llegad.

CORO
Despierta, niña, despierta,
que el día avanzando va,
y la amistad a tu puerta
alegre llamando está.
Abre ya tu ventana,
mira el cielo azul,
que pintó la mañana
con hermosa luz;
que la niña que duerma
cuando nace el sol,
de seguro está enferma
o no tiene amor.
Ligera salta del lecho
y de él despídete ya,
que para dos harto estrecho
desde esta noche será.
Abre ya tu ventana,
mira el cielo azul,
que pintó la mañana
con hermosa luz;
que la niña que duerma
cuando nace el sol,
de seguro está enferma
o no tiene amor.
Ligera salta del lecho
y de él despídete ya,
que para dos harto estrecho
desde esta noche será.


_______________



Coplas por Mateo “Tengan muy buenos días”: (Mateo, Coro)

MATEO
Tengan muy buenos días.

CORO
¡Hola, Mateo!

MATEO
La novia os agradece
vuestro deseo.
Mas hoy que la despierten
no necesita, que no pegó los ojos
la pobrecita.
Y es natural,
que en vísperas de boda
se duerma mal.

CORO
Es natural,
que en vísperas de boda
se duerma mal.

(Acercándose y rodeando a Mateo. En voz baja)

¿Y es cierto lo que dicen
de que el padrino
con gran fortuna
de la India vino?

MATEO
No lo dudéis;
oíd un solo instante
y juzgareis.
Ha comprado veinte casas,
las mejores del lugar,
donde quiere, según cuentan,
un palacio edificar.
Y para ir a pasearse
por el mar a su placer,
un navío de tres puentes...
dicen que ha mandado hacer.

CORO
¡Eso no puede ser!

MATEO
¡Pues sí que puede ser!
¡Y en fin, después de todo,
ya lo hemos de ver!

CORO
¡Eso no puede ser!

MATEO
Guarda en onzas mejicanas
un inmenso capital,
y pepitas de oro puro
da más peso que un quintal.
Piedras finas, no digamos,
pues las tiene en un montón,
y hay entre ellas un diamante...
del tamaño de un melón.

CORO
¿No habrá exageración?

MATEO
¡No hay exageración!
Os digo que el indiano
trae un fortunón.

CORO
Sin duda que el indiano
trae un fortunón.


_______________



Coro de los consejos “En busca de la novia que ya le espera”: (Hombres, Mujeres, Roberto, Angela, Beltrán)

HOMBRES
En busca de su novia,
que ya le espera,
el novio, engalanado,
contento llega.

MUJERES
En busca de su novio,
que ya le aguarda,
aquí sale la novia engalanada.

ROBERTO
¡Angela mía!

ANGELA
¡Roberto amado!
Mi buen padrino.

BELTRAN
¡Que os guarde Dios!

ROBERTO y ANGELA
Ya llegó el día
tan esperado.

BELTRAN
¡Que eterno sea para los dos!

CORO
(Rodeando a los novios. Solemnemente)

Según vieja costumbre
del pueblo bretón,
antes que os eche el cura
la bendición,
de todos los amigos
debéis escuchar
consejos saludables
que os quieren dar.

ROBERTO y ANGELA
Podéis empezar,
que ya estamos dispuestos
para escuchar.

(Beltrán se retira al foro. Las Mujeres, formando semicírculo, rodean a Roberto, y los Hombres, en la misma forma, a Angela)

MUJERES
Con su mujer muy complaciente
todo marido debe ser.

HOMBRES
Debe la esposa, humildemente,
a su marido obedecer.

MUJERES
Si hay disensión, porque no siga,
él es quien tiene que callar.

HOMBRES
Diga el marido lo que diga,
ella no debe de replicar.

MUJERES
Debe el marido cariñoso
ser a su esposa siempre fiel.

HOMBRES
Y ella vivir para su esposo y
estar pensando siempre en él.

MUJERES
Junto a su esposa todo el día,
un buen marido debe estar.

HOMBRES
Y si el marido se extravía...
mucha paciencia y aguantar.

TODOS
(Ocupando la posición anterior)
¡Novios felices,
ya lo sabéis,
el cielo os premie
si así lo hacéis!

ANGELA
Vuestros consejos
no olvidaré
y a mi marido
feliz le haré.

ROBERTO
Vuestros consejos
no olvidaré
y haré la dicha
de mi mujer.

(Roberto y Angela, pasando de uno a otro lado, quedan al contrario que antes, es decir, él entre los Hombres y ella entre las Mujeres, que vuelven a formar rápidamente los dos semicírculos. Ambos grupos se estrechan para decir los siguientes versos)

MUJERES
(A Angela)
mete en un puño
a tu marido.

HOMBRES
(A Roberto)
Ten bien sujeta
a tu mujer.
Tú no te fíes.

MUJERES
¡Tú ten cuidado!

HOMBRES
¡Ojo con ella!

MUJERES
¡Ojo con él!

TODOS
¡Novios felices,
ya lo sabéis,
el cielo os premie
si así lo hacéis!


_______________



Terceto del collar “Diamantes brasileños tan claros como el sol…Como gotas de fresco rocío”: (Beltrán, Angela, Roberto)

BELTRAN
Diamantes brasileños
tan claros como el sol,
te ofrezco, hermosa niña,
en cariñoso don.
Del fondo de la tierra
mi mano los sacó;
que adorne tu hermosura
su mágico fulgor.

(Le da el collar, que Angela contempla un instante)

ANGELA
¡Oh, qué lindas joyas!
¡Causa admiración!

ROBERTO
¡Dignas de una reina
tales piedras son!

BELTRAN
(Dándole un lindo espejito de mano)
Póntelas, y en este
diáfano cristal,
todos tus encantos
puedes admirar.

ROBERTO
¡Sois muy generoso!

ANGELA
Gracias mil os doy.

ROBERTO
(A Angela)
Deja, que yo mismo
a adornarte voy.

(Le pone el collar)

ANGELA
(Contemplándose en el espejo)
Como gotas de fresco rocío
que adornan temblando
la cándida flor,
estas piedras sobre el pecho mío
se agitan brillando
con limpio fulgor.
¡En su seno la luz juguetea
con lindos cambiantes
que trueca el azar,
y parece que el sol se recrea
mil chispas radiantes
haciendo brotar!

ROBERTO
(A Beltrán)
Aunque de su rostro,
fiel ese cristal
todos los encantos
sepa reflejar,
en su hermosa imagen
faltará calor;
viéndose en mis ojos
se verá mejor.

(Se acerca a ella)

BELTRAN
Tiene el jovencillo
celos del cristal
que de su adorada
copia así la faz.
Y a la vez risueño
piensa con amor
que en sus negros ojos
se verá mejor.

ROBERTO
(A Angela)
Aunque de tu rostro, etc.
Mírate en mis ojos,
te verás mejor.

ANGELA
Yo por tí desprecio
este fiel cristal,
y cuando mi rostro
quiera contemplar,
como tu mirada
llena está de amor,
siempre en esos ojos
me veré mejor.


_______________



Balada fantástica “Din don, din dan. Alegres campanas repica el sacristán”: (Simón)

SIMON
¡Din, don!
¡Din, dan!
Alegres las campanas
repica el sacristán.
¡Din, don!
¡Din, dan!
La novia es una perla
y el novio es muy galán.
El cura los bendice,
colmando así su afán.
¡Din, don!
¡Din, dan!
Ya salen de la iglesia,
¡qué alegres todos van!
¡Din, don!
¡Din, dan!
Los dos recién casados,
huyendo de la gente,
dirígense a la mar,
la pálida neblina
envuelve, pudorosa,
la nave donde van.
De pronto el mar sereno
desátase iracundo,
y el viento se hace oír;
y a un golpe de las olas,
la novia, arrebatada,
desaparece allí.
Tras ella, audaz el novio,
se lanza al mar bravío,
y al fondo juntos van;
y allí los dos se estrechan ...
¡qué triste es el abrazo
primero que se dan!
¡Din, don!
¡Din, dan!
Mañana las campanas
por ellos doblarán.
¡Din, don!
¡Din, dan!
Sus cuerpos a la arena
las olas echarán.
¡Din, don!
¡Din, dan!


_______________



Concertante y final del Acto II “En tanto que los novios vienen aquí”: (Coro, Roberto, Angela, Beltrán, Juez, Simón, Mateo, Margarita)

CORO
En tanto que los novios
salen acá.
La alegre cornamusa
vuelve a sonar,
y al redoblar ligero
del tamboril,
los mozos y las mozas
balien aquí.

(Suspenden el baile, comenzando cuando salen los personajes indicados arriba)

De la casa ya sale
el cortejo nupcial;
ved la novia dichosa
qué hermosísima va.
Dios les dé luengos años
de fortuna y de paz,
y que juntos consigan,
su ventura gozar.

ROBERTO y ANGELA
¡Mentira me parece,
tanta felicidad!

BELTRAN
A  iglesia marchemos.

CORO
Vamos todos detrás.
Dios les dé luengos años, etc.

(El Juez y el Señor Simón. Tras ellos, cuatro Gendarmes, que se detienen a la izquierda en segundo término)

JUEZ
Alto, señores, todos
en nombre de la ley.

CORO
¿Qué es esto? ¿Qué Sucede?
¿Qué busca el señor juez?

SIMON
(Señor. Qué horrible angustia.
Piedad de mí tened)

JUEZ
De aquí nadie sé mueva.
(Acercándose a Beltrán)
¡Daos preso!

BELTRAN
Yo. ¿Por qué?

ROBERTO y ANGELA
Oh, Dios. ¿De qué os acusan?

BELTRAN
No acierto a comprender...
¡Más el error en claro
bien pronto yo pondré!
JUEZ
En vano es que tranquilo
finjáis aparecer;
hoy vuestro horrendo crimen.
al fin expiaréis.

TODOS y BELTRAN
¡Un crimen!

BELTRAN
Es un sueño.

SIMON
(¡Qué horrible padecer!)

BELTRAN
¿De qué me acusan; pronto.
decid lo ya, de qué?

JUEZ
Veinte años ha que la justicia
a muerte vil os condenó.

(A Angela)

Este es el hombre, desgraciada,
que a vuestro padre asesinó.

BELTRAN
¡Yo!

TOSOS
¡Oh!

BELTRAN
¡Ah! Qué impostura tan infame.
Yo mi inocencia probaré.

ANGELA
(Acercándose)
Por Dios. Decidnos vuestro nombre.

BELTRAN
Claudio Beltrán.

ANGELA
(Separándose de Beltrán)
¡Jesús!

CORO
(Retirándose algo)
¡Es él! Es él. Es él.

BELTRAN
¿Por qué mi nombre, siempre honrado
rechazan todos hoy así?

(A Angela y Roberto)

Soy inocente, yo os lo juro.

ANGELA
(No os acerquéis, no os acerquéis a mí)

BELTRAN
Ellos también, oh, santo cielo.
¿Es sueño todo lo que oí?

CORO
(Creyó su crimen ignorado,
tal vez por eso ha vuelto aquí)

BELTRAN
Tú, Señor, que la inocencia
ves brillar desde la altura,
sabes bien que en tu presencia
puedo alzar mi frente pura.
De mi nombre envilecido
salva el honor,
y haz que vea confundido
al infame acusador.
¡Víctima fui
de un impostor,
yo espero en ti
piedad, Señor!

SIMON
(Tiemblo y dudo en su presencia,
y al mirar su desventura,
agitada la conciencia
implacable me tortura.
De mi pecho estremecido
huye el valor,
y aterrado y confundido
soy  mi propio acusador.
Nunca sufrí
tanto dolor.
¡Piedad de mí.
Piedad, Señor!)

ROBERTO y ANGELA
El temor de la evidencia
llena el pecho de amargura.
Quiera Dios que su inocencia
vuelva a todos la ventura.
Ah, por qué, por qué has nacido,
sueño de amor,
para verte sumergido
en los mares del dolor.
¡Triste de mí!
¡Cuánto rigor!
Yo espero en ti
piedad, Señor.

JUES, MATEO, MARGARITA y CORO
Es extraña su imprudencia
de venir a la ventura
donde existe una sentencia
que la muerte le asegura.
Si del crimen cometido
es el autor,
no se explica. que atrevido
se presente sin temor.
Yo nunca vi
tanto valor,
él es aquí
su delator.

BELTRAN
(Al juez)
Vos sois de la justicia
representante aquí;
¡vos mismo mi inocencia
proclamareis al fin!
Si la justicia humana
hoy ciega torpe error,
tranquilo y resignado,
confío en la de Dios.

SIMON
(¡Qué horrible es el tormento
porque pasando estoy!
¡Un medio de salvarme
inspírame, Señor!)

ANGELA y ROBERTO
(Al verle tan sereno
se ensancha el corazón.
Si acaso es inocente,
¡ampárale, señor!)

JUEZ
(Al criminal impune
que así la ley burló,
severa la justicia
aplique su rigor)

CORO, MATEO y ANGELA
(Jamás el que villano
un crimen cometió,
rechaza tan altivo
la horrible acusación)

(Beltrán se dirige hacia los gendarmes como entregándose a ellos. Roberto y Angela le contemplan formando grupo. Simón aterrado, se separa al ver pasar a Beltrán)


_______________



Coro “Esa es la puerta del tribunal”: (Hombres, Mujeres)

CORO
(Señalando a la izquierda)
Esa es la puerta
del Tribunal;
por aquí el reo
debe pasar.
Hasta que llegue
no dejaran
que lo curiosos
entren allá.
¡Pero, silencio,
que ahí vienen ya!

(Beltrán, que, seguido de dos Gendarmes, aparece en la puerta del foro y entra lentamente en el Tribunal)

CORO
¡Qué triste el desdichado
y qué abatido está!
Dios haga que inocente
le juzgue el Tribunal.
¡Qué triste va!
¡Qué triste va!

HOMBRES
Entremos a la Audiencia,
que el juicio va a empezar,
y el fallo inapelable muy pronto dictarán.
¡Vamos allá,
vamos allá!

(Entran los hombres)

MUJERES
¿Nosotras, qué hacemos?
OTRAS
Yo dudo si entrar,
porque a mí estas cosas
me impresionan mal.
Y en entrando, tengo
la seguridad
de que por la noche
lo he de recordar.
En cuanto me acuesto
sueño con fantasma,
unos que me roban,
otros que me matan.
Mi alcoba se llena
de negras lechuzas,
y vienen los duendes
y salen las brujas.
Y aquí me pellizcan,
y allá me atenazan,
y-¡plun! de repente
se vuelca la cama.
Y siento unas cosas,
-¡ay, Jesús, qué horror!
que me pongo, primero muy mala,
y luego peor.
Por ver yo, curiosa,
al guillotinado,
así viva un siglo
no podré olvidarlo.
Recuerdo su cara,
sus ojos recuerdo,
sus barbas, sus dientes,
su voz y sus gestos.
Y de haberle visto
tuve varias noches
una pesadilla
de las más atroces;
pues soñé que el reo,
-¡ay, qué atrocidad!-
¡me venía a tirar de las piernas
en la oscuridad!
Mas si el fin y al cabo
nos lo han de contar,
casi, casi creo
preferible entrar.

(Decidiéndose)

¿Vamos allá?
¡Vamos allá!
¡Ay, qué maldita
curiosidad!
¡Vamos allá!

(Entran)


_______________



Romanza de Angela “Con él, mi esperanza va”: (Angela)

ANGELA
Con él mi esperanza va;
temblando lo espero aquí,
sabe Dios si volverá,
¡triste de mí!
Inquieta el alma mía
y llena de amargura,
las horas de ventura
recuerda en su aflicción:
ayer todo alegría,
hoy luto, llanto y duelo;
¡qué horrible desconsuelo
anubla el corazón!
Mis esperanzas seductoras
ayer risueña concebí;
horas de paz, benditas horas,
¡cuán breves fueron para mí!
Llorando el bien perdido
y en sombras inundada
el alma perturbada
por loca agitación,
anhela del olvido
la fuente hallar tranquila,
mas ya su fe vacila
y pierde la razón.
Dardo cruel, punzante duda
el pecho hiere sin piedad;
¡celeste luz, ven a mi ayuda!
¡Brilla, por fin, santa verdad!



________________



Terceto “¡Valor, Angela mía! ¡El ánimo perdí!: (Roberto, Angela, Beltrán)

ROBERTO
¡Valor, Angela mía!

ANGELA
El ánimo perdí.

ROBERTO
¡Ya sale!

(Al ver a Beltrán, Angela y Roberto se disponen a salir)

BELTRAN
(Al verlos)
¡Deteneos!
No huyáis, no huyáis de mí.

(Los dos se detienen)

por caridad, la menos;
tenedme compasión,
y oíd de un desdichado
la triste confesión.

ANGELA
(¿Por qué al oír su acento,
mi débil corazón
aún siente por este hombre
afecto y compasión?)

ROBERTO
(Al escuchar su acento
leal mi corazón
de su inocencia adquiere
profunda convicción)

BELTRAN
Al borde del sepulcro
ni el más villano miente.
yo moriré mañana,
mas moriré inocente.
¡Que por, perjuro sufra
las penas del infierno,
que mi alma se condene
al padecer eterno,
y que al tocar mi vida
su término fatal,
de Dios maldito sea,
si he sido criminal!

ANGELA y ROBERTO
¡Callad, callad!
¡Su voz tiene el acento.
de la verdad!

(Acercándose a él)

BELTRAN
El juicio de los hombres,
me declaró culpado;
yo acato su sentencia
sumiso y resignado;
que al ser, por suerte mía
creyente verdadero,
de un juez que siempre es justo
la absolución espero...
y si el tremendo fallo
mi nombre deshonró...
júzguenme infame todos,
pero vosotros, no!

(Llorando)

ANGELA y ROBERTO
¡Nosotros, no!

(Acercándose a él decididos).

¡La negra duda impía
del alma huyó!

BELTRAN
¿Vosotros no?
¡Al cabo el alma mía
consuelo halló!
¡Morir puedo ya! Mi adiós postrimero
tranquilo os daré partiendo de aquí
¡Morir puedo ya!
¡Que al fin cuando muero
vosotros, quedáis llorando por mí!

ANGELA y ROBERTO
¡No quiero dudar! Su labio sincero
al pecho volvió la fe que perdí.
¿Por qué, Santo Dios, hoy, Tú, justiciero,
el fallo cruel permites así?

BELTRAN
¡Fuerza es separamos!
¡con cuánto dolor
os doy, hijos míos,
el último adiós!

ANGELA
¡Cruel despedida!
¡Qué horrible dolor!
¡Oh! ¡Cuánto acongoja
el último adiós!

ROBERTO
(¡Mi vida en peligro
pondré sin temor,
porque éste no sea
el último adiós!)

ANGELA
¡Adiós! ¡Adiós!

BELTRAN
¡Estrechen mis brazos
de nuevo a los dos!

(Con acento profundamente dramático)

¡Adiós, hijos míos!
¡Para siempre adiós!

ANGELA y ROBERTO
¡Adiós! ¡Adiós!





FIN


Información obtenida en la Página Web http://lazarzuela.webcindario.com/

No hay comentarios:

Publicar un comentario