martes, 11 de junio de 2013

El molinero de Subiza (Argumento)

El molinero de Subiza
El molinero de Subiza, Zarzuela histórico-romancesca en tres actos se estrenó en el Teatro de la Zarzuela de Madrid, el día 21 de Diciembre de 1870. Su libretista, Luis Eguilaz. Música de Cristóbal Oudrid.

El drama transcurre en Navarra en 1134, y refiere la rebelión de los nobles contra Ramiro el Monje y la coronación de García Ramírez

Acto I

En las inmediaciones del castillo de Subiza, Don García, herido, que se hace pasar por el molinero Gonzalo, se enamora de Blanca, hija del Conde Guillén Rotrón, la cual a su vez se hace pasar por pastora. Don Pedro, amigo de Don García, le mantiene informado de la situación del reino, e insiste en que no revele a Rotrón quien es él, pues, al enterarse, su respeto revelaría a los adversarios su presencia allí. Don Pedro convoca a los navarros conjurados para proclamar como nuevo Rey a García Ramírez, nieto del Rey Sancho y del Cid; para evitar las susceptibilidades de Castilla, acuerdan casar al nuevo Rey con una infanta castellana. Los conjurados juran guardar la unión y defenderse de los otros aspirantes hasta la proclamación del Rey Don García. El grotesco Conde Don Gil, que se hace acompañar por Langustino para que éste escriba la supuesta crónica de sus triunfos, ofrece a Rotrón su ayuda, a condición de casarse con Blanca. Don Gil critica la cobardía del futuro Rey, que no se ha presentado allí, y Gonzalo le recrimina; Rotrón, que ha perdido sus soldados por defender al futuro Rey, no sabe si debe conceder a Don Gil la mano de su hija, y Gonzalo le anima a que lo haga, sin saber que es la joven de la que está enamorado. Al darse cuenta de su error, los jóvenes rezan a la imagen de la Virgen que sale en procesión desde el cercano convento.

Acto II

En la sala de armas del castillo de Guillén Rotrón, junto al cual han acampado diez días antes las tropas enemigas, se va a celebrar el día siguiente la boda de Blanca con Don Gil. Rotrón, preocupado por la tristeza de su hija, no sabe que hacer, pues ha dado su palabra. Su escudero Melendo le dice que tal vez esté enamorada de otro, y refiere a su amo que la noche pasada a visto a alguien escalar el balcón de la joven, sin haber podido detenerlo ni averiguar su identidad. Gonzalo sube por una escala y se encuentra con Blanca; al oír ruido de gente, se marcha, y Rotrón riñe a su hija e intenta cortar la escala. llega Don Gil y Rotrón pide a su hija el nombre del villano, pero ella se niega y dice a su padre que la mate; Melendo, que intentaba detener al seductor, es herido por éste, pero dice que el seductor se encuentra en la casa. Rotrón pretexta la herida de su escudero para retrasar la boda de su hija, por creerla deshonrada; Don Gil no acepta el retraso y jura vengarse de Rotrón. Este exige a Gonzalo, a quien considera su hijo adoptivo, que jure vengar su honor, y al notar sangre en su mano, que sólo puede proceder de Gonzalo, se da cuenta de que éste es quien visitaba a su hija, y le xige un duelo, a lo que el joven se niega. La acción es interrumpida al llegar al castillo nobles y caballeros desde Pamplona que aclaman al nuevo Rey. Gonzalo acepta la corona, y la entrega a Guillén en prenda de su deuda de honor, marchándose a Pamplona.

Acto III

Cuadro primero. Tiene lugar en el claustro bizantino del monasterio de Santa María de la Serna, donde acude Gonzalo a entrevistarse con el abad y comprobar lo que dicen allí los caballeros navarros, que reprochan al Rey que no se haya casado aún con la infanta de Castilla por querer casarse con Blanca, y que creen que es preciso que Blanca se case con Don Gil, para evitar el ataque de éste contra Rotrón y para forzar así la boda real.
Cuadro segundo. Ocurre en el castillo de Guillén Rotrón, donde todos esperan el ataque de Don Gil, concluido el plazo para entregar a Blanca. Gonzalo llega y encuentra a Blanca, besándola; Guillén, al verlos, se dispone a matarlos, pero su lealtad al Rey se lo impide. García Ramírez rechaza su matrimonio con Doña Urraca de Castilla y pide a Guillén la mano de Blanca.
Cuadro tercero. En la catedral de Pamplona, García se casa con Blanca, y Rotrón, al ver feliz a su hija, puede afirmar su fidelidad al Rey.

1 comentario:

  1. Hola Luis, aunque no se porque motivo no ha aparecido tu comentario aquí te contesto para confirmar tus palabras.
    No se si lo conoces pero existe un vídeo de ésta zarzuela.

    Saludos
    Fernando

    ResponderEliminar